CONTENIDOS
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Uno sale en la vida como se lo propone
 
 
       RESISTIENDO LA VIDA
       
Cuando leí la historia de un amigo me dio ánimo a contar la mía. Espero les sirva de algo o ayude a alguien que haya pasado cosas parecidas.
Nací en el año 1972, hijo de madre soltera; mi padre, un hombre casado y mujeriego conoció a mamá en una noche de juerga. Y nací yo, único hijo. Mi padre siempre venía a visitarme y me traía regalos o me llevaba a pasear, Recuerdo muy poco de él, pero son buenos recuerdos.
Una noche de el 6 de enero del año 1978 puse mis zapatos en el living de casa donde vivíamos A  la mañana siguiente tenía una hermosa bicicleta Aurorita rodado 20; pero mi alegría sólo duraría unas horas. Al promediar la mañana llegó en un auto la hermana de papá informando que mi padre había fallecido electrocutado, trabajando en una petrolera. Ese día me sentí muy triste, mamá me dijo que cuidara mucho esa bici porque era el último regalo de papá. Ahí  también me entere de que los reyes eran los padres; eso calculo que a mi edad era lo mas triste, ya que no entendía mucho de la muerte.

     
DEAMBULAR POR LA VIDA

  
Cuando papá fallece nos quedamos en la calle. Empezamos a deambular por las casas de hermanos de mamá o parientes de ella, pero por el carácter de ella, nos terminaban pidiendo que nos fuéramos de todos lados. Ya el lugar donde vivíamos no daba para mas así es que mama decidió que viajáramos a Buenos Aires. Ahí  encontró un trabajo de celadora y alquiló una pieza en una pensión. Terminábamos de deambular y todo parecía encaminarse en un lugar nuevo, lejos de todos mis afectos, amigos, parientes y mascotas.

        
EL SUEÑO ROTO

        
Mamá tenía un hermano en Buenos Aires  a cuya casa íbamos todos los domingos a almorzar y nos quedábamos hasta la noche. Él  tenia 2 hijos de 18 y 20 años y su esposa  y siempre me compraba cosas y me abrazaba; era un sueño para mí haber encontrado mi  segundo padre  y qué mejor que hermano de mama! Pero el sueño se rompería. Me llevaba a la terraza de su departamento y me sentaba en sus piernas me hamacaba y yo no entendía que pasaba hasta que un día se bajo los pantalones y quiso que lo tocara Yo pensaba  que lo hacía porque me quería y  sólo lo hacía para masturbarse conmigo. Por ese entonces tenía   7 años y  tuve miedo de decírselo a mamá ya que no se si me hubiese creído y encima hubiese perdido a su hermano. Eso siguió por un tiempo y yo sin poder defenderme hasta que un día que quiso hacerme algo agarré un cuchillo y le dije que si me tocaba de nuevo lo mataría. Desde esa vez nunca más intentó hacerme nada, pero lamentablemente me condenó a vivir en soledad toda mi vida, sin poder saber qué es, hoy en día, permitir que alguien me abrase o me haga un cariño.

        
2DO SUEÑO ROTO

        
Con mamá vivíamos en una pensión donde la cocina y el baño era comunitario. Una noche mamá fue a cocinar mientras me dejó mirando tele, (teníamos un televisor blanco y negro a lámparas). Cuando volvió una lámpara se había quemado, y me preguntó que había pasado. Yo tenía 9 años y le contesté, “nada mamá, se apagó,,,”  y ella, sin mediar palabras, agarró un cinto y empezó a golpearme, no paraba y yo lloraba mucho; solo se detuvo cuando vio que la sábana de la cama estaba con sangre, agarró todos mis juguetes lo puso en una bolsa y los tiró a la calle , cuando se arrepintió, el camión de la basura se los había llevado. Esa noche tuve que dormir boca abajo ya que mi espalda estaba toda lastimada, pero mas aún, lo peor era que no entendía por qué me había pegado.

        
SUEÑOS ROTOS TRES

       
Crecí,  ya tenía trece y pese a todos los problemas que en mi corta había tenido que soportar, llegué a ser abanderado en la escuela French y Beruti; vendía rosas en la calle Corrientes y ayudaba a mamá mientras ella trabajaba. Ella decidió estudiar de noche, entonces pasé todo el tiempo solo. Aprendí  a hacer de todo y a mamá no lo veía. A  veces comía (cuando teníamos plata) y a veces no;  pero el sueño de quedarme en Buenos Aires se rompería a los 16. Una vez ,caminando con mi primo por Corrientes alguien nos ofreció droga a lo que yo dije que no ,,, pero mi primo fue a decir a casa de que yo me drogaba y mamá decidió -otra vez sin pregunta- enviarme como si fuera un paquete a Mendoza. Lo más triste de todo esto es que nunca en mi vida probé la droga, pero mi otro sueño ya se había roto.

      
EL PRINCIPIO DE LA CALMA

     
Cunado llegue a Mendoza me puse de novio con una chica que había conocido una de las veces que había ido de vacaciones. Cuando la conocí en esas vacaciones dije " con esta mujer me quiero casar" y a los 3 años de novio nació mi primera hija; pero esa gran llegada tuvo una gran despedida: mi suegro, quien fue el padre que siempre busqué, el que me supo entender y comprender todos mis problemas e hizo que mi vida fuera otra cosa.
Se enfermó y  una noche, cuando estaba internado me pidió que lo llevara al baño, le dije que no, porque estaba muy débil para caminar, pero insistió y lo llevé. Cuando íbamos saliendo del baño me dijo: hijo me desmorono, y los dos caímos al piso sentados. Yo solo gritaba llamando a un médico pero era demasiado tarde ya había fallecido. Él fue mi favorito, mi mentor, esa persona de la que pasarán los años pero nunca te olvidarás

       
HACIENDOME HOMBRE

       
Tenía solamente 19 años y toda una vida por delante pero no sabía qué era ser jefe de familia pero tenía a cargo 5 mujeres: mi esposa, mi hija, mi suegra, su madre y mi mamá que había llegado de Buenos Aires. Decidí cargarme a todas al hombro y prometí llevarlas adelante y lo logré. Empecé a crear una empresa que dio sus frutos. Ya a los 21 años tenía un negocio, 3 depósitos, una casa, un auto y un lote de 2000 mts con piscina y cancha de fútbol y la llegada de mi segundo hijo.

        
SUEÑOS ROTOS 4

        
La empresa iba bien pero una persona que trabajaba conmigo decidió poner fin a todo robándome cuotas de clientes por un monto indescriptible. Para que los clientes no sufrieran embargos decidí vaciar los depósitos, vaciar mi empresa y pagar; me quedé con muy poco y llegaría lo peor de todo. un ataque de pánico que me dejó tirado en cama por 6 meses y nada podía hacer. Me alimentaban por un sorbete, estaba casi en un estado vegetativo… veía a mi esposa sufrir… me levanté un día y le dije voy a dejar estas pastillas porque si no nunca saldré. Me costó pero dejé esa cama y salí a acompañarla… ya sin nada y solamente con nuestro amor

       
PERDIENDO EL CONTROL

        
Después de la depresión le pedí a mi esposa tener nuestro tercer hijo, mas allá de que las cosas económicamente no estaban bien, pero sentía que eso nos ayudaría a tener fe otra vez.
Ella sin dudarlo me dijo que sí y yo le pague mal. Empecé a jugar al casino y salir de noche a boliches y mujerear. Nunca pensé hacer una cosa así,  pero lo llevaba en la sangre.. lo poco que me quedaba se empezó a esfumar,, y nunca logré recuperarme.

       
SUEÑOS ROTOS 5

       
Cansado de todo un día le pedí a mi señora que me diera un tiempo que estaba cansado de todo de la vida de mis hijos de todo ,,, ella como siempre hizo lo imposible por ayudarme y yo la sacaba corriendo cuando me quería acariciar yo le decía que no me tocara… mi cabeza estaba en otro lado… cuando pude acomodarla me di cuenta de que ella ya no estaba ni le interesaba que yo me acercara. Yo hice que ella se equivocara y que ya no le importara nada ,, ella había conseguido abrigo en otros brazos… mi sueño de una familia se había roto y el único culpable era yo..

       
TODO Y TODOS DESAPARECEN

        
Había que tomar una decisión, mi esposa me dijo que no quería nada mas conmigo. Es más, ella no quería nuestro dinero, ni nuestro lote, ni nuestra casa Solo quería llevarse los chicos lejos y  yo le dije que yo también podía vivir sin nada como pensaba vivir ella Y  cometí el peor error hasta el día de hoy: no interesarme nunca mas por tener dinero,  pero tener mis hijos…  todo empezó a desaparecer ,, pero logré que mi esposa viera que yo la había llevado a eso, y que yo no había sido el hombre mas santo, ni el mas fiel y que todos en la vida nos equivocamos ,, nadie de mi alrededor aceptó mi decisión tomada de volver a formar mi familia y se alejaron de mi vida dejándome solo… sin amigos y nada.

       
VUELVE LA CALMA

       
Decidimos tener nuestro cuarto hijo al que llamamos RAFE por un libro de JOE TYE que se llama "NUNCA TEMAS, NUNCA RENUNCIES"  y él nos trajo paz y nos enseñó que todo en la vida es posible,..
Compramos el local donde estamos pero el negocio seguía mal así que decidimos ponerlo en alquiler cosa que logramos y con ello la calma en nuestras vidas...unidos y con fuerza para seguir.

       
EL FIN DE LA HISTORIA

     
Puedes caer miles de veces pero mientras sigas respirando todo es posible,,,
no existen las cosas de que yo salí de una forma por lo que sufrí. Eso es mentira.
Uno sale en la vida como se lo propone. Yo podría haber sido lo peor …  pero pese a la adversidad me propuse ser una gran persona… con mis defectos, como todos los tenemos, y con mis virtudes que son lo mas. Por eso les digo, nunca se den por vencidos ustedes son los forjadores de su propio destino.
NUNCA TEMAN ,,, NUNCA RENUNCIEN Y LOGREN SUS SUEÑOS ASI NO LES QUEDEN FUERZAS,,, ADIOS
 
 

 

 

 
 
 
Contacto
 
info@valeriaschwalb.com.ar
 
Seguinos
 
 
 
Patrocinadores
 
Diseño
 
Rojamedia